Logos: el ADN de tu empresa

Grandes compañías o pequeñas empresas, todos necesitan un logo que logre una identidad y permita ser rápidamente reconocible por el público. Son varias las cuestiones a tener en cuenta a la hora de crearlo. Por ejemplo, es esencial que resuma los valores de nuestra marca. Pero, ¿qué cosas se deben tener en cuenta a la hora de idearlo?

Nuestro logo debe provocar impacto y ser fácil de recordar. Los logos más simples son los más memorables. Del mismo modo, el diseño debe ser pensado para una lectura rápida y efectiva. Es necesario tener una mirada global e imaginar todas las posibles aplicaciones de nuestro logo a futuro (desde merchandising hasta vía pública).

Otro aspecto que debemos considerar es la escalabilidad; es indispensable que la esencia del logo no se vea afectada al aumentar o disminuir su tamaño.
Además, es recomendable incluir en nuestro manual de marca variantes del logo en cuanto a proporción, distribución de sus componentes, uso del logo a un solo color o en escala de grises, y esto es lo que llamaremos “aplicaciones de marca”.
Como marca, uno de los objetivos más importantes es alcanzar el top of mind de nuestro público, y eso es posible luego de que el logo se haya instaurado a través del tiempo. Podemos renovarnos? Sí, pero tomando cada decisión con mucho cuidado y análisis estratégico. Nuestro logo puede acomodarse a las tendencias pero no debiéramos dejarnos llevar por las modas.

Como dijimos al principio de la nota, el logo debe reflejar al esencia de nuestra empresa (es nuestra carátula de presentación)y, a veces tal vez, darle a la audiencia una pauta sobre nuestra trabajo.

Dicho esto, compartimos los principales tipos de logos:

Isotipo: Es la parte simbólica de la marca. La clave de los isotipos es poder reconocer la marca sin necesidad de acompañarla de ningún texto, se entiende de manera independiente al contexto. Ejemplo: Linux, Lacoste.

Logotipo: Refiere justamente al nombre de la marca (pues logo=palabra). Los logotipos son todos aquellos que se reconocen por el texto. Ejemplo: Zara, Gap.

Imagotipo: Es la conjunción de los anteriores: imagen+texto. Pueden verse juntos o separados, es el caso de Lacoste, que elegimos también como ejemplo de Isotipo o la cadena Carrefour.

Isologo: El texto y el ícono se encuentran agrupados y NO funcionan por separado porque pierden el sentido. Acá citamos Burger King.

COMPARTIR

Deja un comentario