Mundo Wireless: ¿La música nos mueve o nosotros movemos a la música?

Con la apuesta de Apple desligándose de los cables en sus auriculares se abre un nuevo camino hacia la industria musical, o no? Acompañanos a descubrirlo juntos.

La consagrada Feria E3 con todas las vanguardias en videojuegos, el unpacking de las novedades anuales de Samsung, cada vez son más los eventos techie que esperamos ansiosos, mucho más incluso que cualquier otra efeméride. Y, sin dudas, el calendario se impacienta con la diva de las fechas para los geeks: el lanzamiento del nuevo Iphone que, seas usuario o no, siempre terminás comentando.

7 y 7 plus. Procesador A10 multinúcleo, doble cámara trasera, llenó las expectativas del público, pero también sembró una polémica en sus características: la marca de la manzana decidió prescindir del puerto para auriculares de 3,5mm. A buscar adaptadores o valerse del bluetooth para escuchar el último disco de Gaga.

De esta manera, Apple puso en jaque a su competencia y el mercado en general, en cuestiones tanto de diseño como de uso. Su respuesta? “la obsolescencia de los cables es inaceptable para la compañía”.

Con más de 100 años, la tecnología de conector no presenta mejoras hace medio siglo y comienza a entrar en conflicto con otras prestaciones del dispositivo, como la resistencia al agua.

 

Más allá de las “buenas voluntades” que podrían tener para los consumidores, seamos realistas: ningún movimiento de la compañía es aleatorio. Este cambio favorece el mercado de los periféricos wireless, donde Apple ocupa su lugar (nada modesto) comprando Beats. Como siguiendo el consejo de su padre, el resto de las compañías han comenzando a acercarse a esta decisión. Es el caso de Motorola con su moto Z sin puerto de audio, o Logitech adquiriendo Jaybird, considerada la líder de los productos inalámbricos.

Con estas propuestas, nos preguntamos entonces: El cambió mejorará nuestra manera de consumir música o simplemente se trata de intereses comerciales?

Los expertos aseguran que la búsqueda por la calidad sonora queda supeditada a las tendencias de moda. La llamada “mezcla” es una de las explicaciones.  ¿Para qué sirve mezclar? Por un lado corrige aquellos detalles que podrían no ser precisos, sino que además permite ecualizar para que todo sea compacto, comprimido, que suene con un rango dinámico fuerte.

En conclusión, las compañías de tecnología optan por forzar la mano de los consumidores y, si bien algunos gadgets comienzan a desaparecer, la extinción del Godzilla sónico, aún tiene bastante para darnos.

 

COMPARTIR

Deja un comentario