Pensar fuera de todo: la tecnología al servicio de las personas mayores

Según investigaciones de Naciones Unidas, 1 de cada 5 personas  tendrán al menos 60 años en el 2050, comparados con el 12% actual.

 

El boom de la conectividad móvil constituye el mayor salto tecnológico del siglo XXI y la población envejecida en gran cambio demográfico a nivel global. Esta situación afecta a varios sectores de la economía.

 

Intentando responder a estas necesidades, IBM y la Consumer Technology Association Foundation desarrollaron el concepto de “pensar fuera de la caja” en lo que refiere a personas adultas. Y qué proponen? Trabajan sobre 3 áreas en donde, el uso de dispositivos móviles y tecnología cognitiva contribuiría a generar una gran ayuda en los mayores, sus familias y quienes los cuidan. A partir de soluciones puntuales y modelos de negocios es posible mejor su calidad de vida a través de mejoras para sus actividades diarias, conexiones entre sus amigos y familia.

 

Compartimos, de acuerdo a estas investigaciones, los consejos sobresalientes para poder avanzar con dichas innovaciones:

 

  1. Compañías que brindan el conocimiento como un servicio

En general, las agencias se conectan con cada uno de los servicios de forma individual descuentos médicos, cobertura de planes, etc.). Con esta iniciativa, se apunta a obtener una plataforma única en donde los consumidores puedan tener todas sus inquietudes/pedidos en un solo lugar. Así, la propuesta resulta beneficiosa para ambas partes: por un lado, los mayores y sus cuidadores acuden fácilmente a la información que precisan y, por el otro, las agencias obtienen una base de datos más detallada para brindar un mejor servicio.

 

  1. La posibilidad de una “comunidad virtual de contención”

Las personas mayores necesitan sentirse apoyadas dentro de un grupo que les brinde servicio, oportunidades sociales, asesoramiento y más. La tecnología hoy puede ser utilizada para conseguir ese sentido de soporte. Las plataformas cognitivas nuclean distintas ciudades, agencias, redes de hospitales y compañías de telecomunicaciones logrando una red customizada para cada usuario.

 

  1. Prevención de fraude

Gran parte de las soluciones de gestión de fraude se dedican a la población en general, pero es nulo el trabajo con los ancianos. Esta es una grave falta, si tenemos en cuenta la vulnerabilidad de ellos en las redes. El diseño de una plataforma que vele por la seguridad de su información moldearía variantes como sus gastos, comportamiento de compra y qué ocurre a su alrededor.

 

Frente a lo que podría llegar a creerse, la población adulta es un segmente de la población sobre el que debe trabajarse. Más allá de la genuina oportunidad de negocios, constituyen un gran segmento de la población que debe ser atendido, pensar en reducir su alienación, promover su bienestar y evitar mensajes en donde se los estigmatice.

 

COMPARTIR

Deja un comentario