Paola de los Santos, una apasionada por la lactancia materna.

En un año tan desafiante a todo nivel, Paola de los Santos, puericultora y psicóloga social nos cuenta cómo fueron sus inicios en el mundo de la lactancia materna a raíz de una vivencia personal. Autora del libro “Yo doy la teta” y creadora e impulsora de la campaña #YoDoyLaTeta desde 2012, Paola es una de nuestras elegidas por su gran apoyo a las mamás en un momento tan especial de sus vidas, como lo es el puerperio. 

Una apasionada por la lactancia materna y la promoción  de los derechos de las mujeres

Su inspiración por la puericultura (disciplina orientada al desarrollo saludable y a la crianza de los niños) data de cuando Paola fue madre, a los 19 años. Estudiaba la carrera de Licenciatura en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales y quedó embarazada: “Cuando me asistieron en el embarazo y en el post-parto, me topé con un sistema de salud absolutamente violento, expulsivo, impersonal. Yo sentía que algo debía ser distinto. Luego empezó mi búsqueda, con mucha curiosidad y sin poder parar, hasta que llegué a “Dando a luz”, una asociación pionera en promoción y defensa de los derechos de las mujeres y las familias en el embarazo, el parto y el nacimiento, y donde corroboré que todas mis sensaciones eran correctas, a tal punto que cuando pedí licencia por maternidad en la universidad me dijeron que no estaba contemplado”. 

Su experiencia personal fue tan intensa y fuerte que terminó convirtiéndose en un parteaguas de su vida: “Me decían que mi leche no era suficiente y que mi beba lloraba porque tenía hambre, pues no era así. Al mes corroboró otro pediatra que tenía un problema congénito que le provocaba dolor y por eso lloraba. Ahí comencé a estudiar sobre el tema y nunca más paré de asistir, acompañar a las mujeres y de estudiar”.

“Yo quería acompañar a las mujeres, quería informarlas y que no les pase lo mismo que me pasó a mi y a mi beba. Fue así como comencé a estudiar y me recibí de Psicóloga Social, enfocada en la maternidad. Me dí cuenta ahí que yo había amamantado muy poco y con muchos contratiempos”.

Paola siguió perfeccionándose en la puericultura* y  relata que uno de los desafíos más grandes fue escribir su primer libro: “Yo doy la teta” (Grijalbo, 2018). “Me lo propusieron pero yo estaba muy metida en la asistencia, y para escribir un libro hace falta mucho tiempo y dedicación. Fue un desafío súper importante y muy placentero, pero que tuvo un condimento que lo hacía un poco más duro, porque en ese trayecto mi mamá se enfermó, y murió un mes antes de que salga publicado el libro. No fue difícil escribirlo; fluyó, me sentí muy cómoda. Quizá lo hizo un poco más difícil el contexto doloroso y una vez que salió el libro, compatibilizar las dos emociones tan importantes como la muerte de mi mamá y el lanzamiento de un libro, con toda la visibilidad y la exposición que implica”.

Luego de este gran hito, llegó otro gran desafío en su carrera, abrir su consultorio: es mi lugar en el mundo, poder estar ahí con mis cosas. Es súper valioso, es una especie de mini templo donde existe una energía particular”.

Lo que va recorrido del año 2020 ha sido un desafío para la humanidad, transformando completamente todos los trabajos, espacios, tiempos, actividades. Paola no ha sido la excepción y vive la adaptación a esta coyuntura: “Para 2020 tenía un montón de proyectos, casi todos relacionados a viajes de trabajo a Chile, Uruguay, Paraguay, Barcelona, Madrid, a todas las provincias de la Argentina, y eso se vio obstaculizado por la pandemia. Es una lástima. Lo que sí podemos hacer es el dictado de charlas y talleres, que estoy haciendo de manera virtual y funciona perfectamente bien. Ahora atiendo de manera virtual, que si bien era algo que estaba haciendo con mujeres que viven en otras partes del mundo y de Argentina, requiere mucho esfuerzo de concentración auditiva y visual”.

Referente de la puericultura y por eso una elegida por ID4You para ser una de nuestras #Apasionadas, Pao nos comparte tres consejos a la hora de emprender un proyecto:

“Es un camino arduo pero muy satisfactorio. Les diría que se den el permiso de frustrarse, porque en alguna parte del proceso va a suceder, pero que es como recalcular en el navegador de un auto. Te va dando pautas y de golpe adquiriste nuevos conocimientos, herramientas y habilidades.

 Estudien, investiguen con seriedad. Cualquier proyecto amerita el estudio.

 Focalicen. Se los digo a las mujeres y me lo digo a mí misma porque las mujeres tenemos tantos frentes abiertos, que a veces nos cuesta por la presión que manejamos del entorno, de la sociedad misma, poder poner la energía, al menos por un tiempo, en nuestro proyecto, como si hacerlo fuese un acto de egoísmo. Puede ser, y no está mal. No tenemos que estar siempre disponibles para todo el resto de las cosas que se nos pide.”

 

*La Tecnicatura en Puericultura se estudia en entidades como La Liga de la Leche y ACADP, con una matricula que crece exponencialmente cada año.

está atado al Contacto Form 7 */ ?>

Contactanos

* Nombre
* Email
Teléfono
Asunto
* Tu mensaje